Capilla del Sr. de Zelontla

En esta modesta capilla recibe culto el Señor de Zelontla, Cristo de los mineros. La escultura de encino, quizá del siglo XVII, representa a Jesús, el Buen Pastor, pero originalmente pudo haber sido un Cristo doliente. La devoción popular le ha colocado un sombrero de fieltro y una lámpara de carburo, como las que usaban los mineros. Cuenta la leyenda que la escultura fue encargada a España, desde donde arribó a Pánuco. Iba en camino hacia la Ciudad de México cuando, al pasar por Real del Monte, sus portadores pidieron posada para pernoctar en la casa de don Nicolás Munguia Al día siguiente, cuando intentaron cargar la escultura, ésta pesaba tanto que no lograron moverla. La imagen tuvo que quedarse en Real del Monte, donde se le construyó una capilla.

La capilla consta del templo, la capilla y una pequeña bodega, la superficie ocupada por el atrio se utilizó para colocar una escalinata que cubre todo el frente. Es de una sola nave, de mampostería con cubierta de cañón seguido y piso de mosaico.

Scroll hacia arriba